Recuerdos de Noruega

Abril 2018

Partimos de que Noruega es un país enorme, que se extiende a lo largo, con una cosata de más de 25mil km de largo, plagada de fiordos y entradas de mar. También cuenta con numerosos rios, lagos, glaciares. El país del agua podriamos decir.

Cogimos el vuelo con llegada a Bergen y vuelta desde Oslo, así podimos hacer una ruta circular por la zona sur de Noruega.

El domingo por la mañana llegamos a Bergen que nos recibío con el cielo azul y totalmente despejado, toda una suerte ya que nos contaron que llueve cerca de 300 dias al año.. La suerte de que estuviera el día así es que los colores de las casitas cobran vida, y pasear por la calles es una gozada a pesar del frío.                                                                    Cogimos el funicular que sube a la colina Floyen desde donde las vistas del puerto y de la ciudad son preciosas.

La zona de Bryggen es la más fotografiada con diferencia, y la verdad que la hilera de casita de colores frente al mar merece varias fotos.

29872961_10215583904092031_7858532634278632839_o

29872799_10215583898811899_37054201234744466_o

A la mañana siguiente salimos relativamente pronto para volver hasta el aeropuerto a recoger el coche de alquiler que habiamos reservado para 5 días.

Pusimos rumbo Stavanger por la costa, atravesando en una par de ferrys los fiordos. La costa esta llena de entradas de mar, de islas y de pueblos costeros de pocas casas. Si algo nos llamó la atención fué las pocas casa que hay para lo grande que es el territorio.

Llegamos a la hora de comer, y durante la tarde aprovechando que el sol se ponia sobre las 20:30, reccorimos las calles de la ciudad, y la zona vieja.

30167342_10215583904772048_3746888597144696828_o29872055_10215583905412064_2079576764029078022_o

Al día siguiente nos levantamos sin demasiada prisa, desayunamos y pusimos rumbo a Preikestolen. El trayecto fué como de una hora, cruzando un  paso de ferry. Dejamos el coche en el parking donde empieza la caminata (20€ coche) y como el día no era muy bueno, nos recomendaron alquilar unos crampones que nos ayudaron bastante en la travesía sobre todo en las zonas de hielo. Lo bueno de las época que fuimos es que había muy poco turismo, y llegar a la roca de Preikestolen y compartirla unicamente con otras 5 personas es un lujo. Las vistas a 600m sobre el fiordo Lyse son impresionantes!!

29683390_10215538394194312_8308484871165992358_n

Tras casi 4 horas de ruta nos dirigimos a Tau, donde hariamos noche antes de seguir hacia el norte. La zona no tenía nada especial, pero el hotel fué muy agradable para descansar.

Tras el desayuno nos pusimos en marcha, pero hicimos una breve parada a media hora en el bosque encantado de Eventyrskogen. Un lugar de cuento de hadas 😉

 

Seguimos nuestra ruta hasta nuestro siguiente destino que era Eidfjord, y aun teniamos varias horas por delante. A medida que avanzábamos nos ibamos encontrando más nieve en nuestro camino, sobre todo en las carreteras de montaña. El paso estaba bastante bien, pero no se puede conducir a más de 70 por ninguna carretera, lo que hace que las distancias se alarguen. Pasamos por pueblitos totalmente blancos y por lagos congelados. Paramos a comer algo en Odda, donde habia un poco más de ambiente por las pocas calles del pueblo. El puerto con una iglesia preciosa, y unas vistas de una ladera plagada de casitas de colores.

30072925_10215583909292161_6537233344532095937_o

Llegamos a Eidfjord por la tarde, una zona con unas vistas impresionantes, y muy tranquilo, quizá demasiado.                                                                                                        Hicimos unas fotos desde el embarcadero, dimos una vuelta de reconocimiento y nos acercamos hasta la casa donde dormiriamos. Simplemente preciosa!!

29873337_10215583911932227_4102939385366608869_o

Antes que anocheciera subimos hasta el mirador de Voringfossen, en verano una cascada impresionante, en ese momento congelada y con zonas de hasta un metro de nieve.

30711031_10215620504567020_2100904912508232800_n

Al día siguiente no teniamos demasiadas horas hasta Flam, nuestro siguiente destino, pero queriamos hacer alguna parada por el camino. Pusimos rumbo, y la primera parada fué Gudvangen. Bastante pequeño pero con un asentamiento vikingo, puramente turistico, en plena orilla del fiordo que con el día nuboso y de niebla que nos salió, tenía un aspecto muy de película.

 

Nos desviamos un poco hasta Undredal, un pueblito precioso en pleno fiordo también.

29983082_10215583914132282_4750726542532679616_o

29983594_10215583916212334_108584309618265288_o

Seguimos nuestro camino hasta Flam. Nos asentamos en la casa donde dormiriamos, muy recomentable, y comimos. Por la tarde hicimos una ruta por un camino asfaltado junto al fiordo que llega hasta Aurland, el siguiente pueblo. El puerto de Flam está bastante dispuesto para la cantidad de turistas que llegan en verano hasta esta zona para coger el tren panorámico.

30708333_10215620575648797_6749129286130071768_n

Nos acercamos hasta Aurland a hacer unas compras y dar una vuelta, y antes de que se pusiera el sol subimos al pueblito granja de Otternes.                                                                A medio camino entre Aurland y Flam, se trata de un asentamiento de 27 viviendas del año 1700, y con unas vistas increíbles del fiordo.

30052169_10215583917692371_7341998638051738338_o

29983744_10215583917212359_1228337795025237845_o

Al día siguiente nos tocaba cerrar nuestra ruta circular volviendo al punto inicial, Bergen. Por el camino paramos a visitar la cascada de Steinsdal.

Al llegar a Bergen y aprovechando que aún teníamos el coche fuimos en busca de la única iglesia de madera de la zona, Fortun. Es una reconstrucción de la original que databa del siglo XII.

29983742_10215583918012379_8219009927574903766_o

Despues de comer devolvimos el coche en el aeropuerto, y volvimos al centro de Bergen, a dar una vuelta de nuevo.

Al día siguiente nos tocaba madrugón, ya que teniamos los billetes de tren que unía Bergen con Oslo bastante pronto. Lo mencionan como uno de los recorridos en tren más bonitos del mundo, lo cual hacía que tuvieramos muchisimas ganas.                                   La mala suerte en todo nuetro recorrido fué esta, ya que debido a la nieve y el tiempo, los paisajes y las paradas del tren se hicieron monótonos y sin especial interés. Está claro que es un recorrido ideal para verano y poder disfrutar de los paisajes verdes.

30072728_10215583897411864_7117334018259384057_o.jpg

Tras 7horas de tren llegamos a nuestro último destino, Oslo, capital de Noruega. Buscamos nuestro hotel (muy céntrico) y salimos a comer algo y disfrutar de la tarde por la ciudad.

Lo que más nos gustó fué recorrer la calle principal de tiendas, Karl Johans, que llega desde la Ópera junto al mar, hasta el Palacio Real.

30073442_10215583918972403_2421541711051317397_o

También nos acercamos hasta el Parque Vigeland. Las numerosas estatuas de cuerpos humanos a tamaño real a lo largo de un parque inmenso es casi una visita obligada. Especialmente el monolito.

 

El último día teniamos el vuelo a mediodía, así que desyunamos tranquilamente, recogimos nuestras cosas y nos acercamos a la Estación Central donde cogimos el tren hacia el aeropuerto.

Si una cosa tenemos clara es que Noruega es un país para volver mil veces, y descubrirlo de formas diferentes y en épocas del año distintas  🙂

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s